La teja colonial es un material estético, con pigmentos de aspecto natural para mayor durabilidad. A través del tiempo el tradicional estilo colonial ha sido perfeccionado con la tecnología más moderna en lo que a teja colonial se refiere, por eso es muy importante que la madera utilizada para armar un techo de teja colonial sea de muy buena calidad, buena estabilidad, durabilidad y resistencia.

 Las tejas pueden colocarse en dos posiciones diferentes, con su concavidad hacia arriba, con el objeto que pueda recibir a la teja que tiene que superponerse. Esta última recibe el nombre de “teja canal”.


Cada una de ellas, que forman una hilera, se fijan a los listones de apoyo mediante clavos de acero galvanizados, utilizando para ello uno de los dos orificios ubicados en ambos bordes de la teja.

Una vez colocadas las sucesivas hileras de tejas canal, comenzando por el borde inferior de la cubierta, se procede a cubrir el espacio abierto que queda entre ellas, para lo cual e utilizan las mimas tejas pero colocadas con su convexidad hacia arriba, y su diámetro menor hacia la parte superior . Esta segunda posición e conoce con el nombre de “cobija