image

El hormigón pulido es la solución mas apropiada para pavimentación de pabellones y zonas de alto tráfico peatonal que requieren una alta resistencia y durabilidad a la abrasión y al desgaste.

El hormigón pulido es un material a base de cementos, áridos seleccionados y pigmentos de alta calidad que permiten obtener, partiendo de soleras de hormigón fresco, un revestimiento superficial resistente y duradero, coloreado y con un acabado pulido.

Ventajas del piso o pavimento de hormigón pulido:

 

image    

No existe revestimiento, y su superficie es la misma que la base lo que evita danos y desconchones en el suelo. Además el hormigón pulido tiene una gran resistencia a desgaste que garantiza una larga vida.

La versatilidad del cemento pulido o alisado lo convierte en la opción indicada para combinar con cualquier otro tipo de material: madera, piedra, metal, etc.. Además, admite incrustaciones de objetos decorativos: vidrio, piedras, madera, caracoles, etc.. y se pude pintar con excelentes resultados, creando guardas, formas o dibujos.

image

Como alternativa a las juntas de dilatación, se pueden utilizar juntas de distintos anchos y hasta inclusiones de otros materiales entre juntas, como ser madera o piedra. Combina muy bien en interiores minimalistas, ambientes despojados, lofts y atmósferas semi-industriales, viviendas recicladas, decoración oriental, zen, contemporánea o natural.

Por su impermeabilidad, es ideal para revestir baños y cocinas. Se puede utilizar combinando paredes y mesadas también en cemento alisado.

El hormigón pulido se utiliza mucho naves industriales, fábricas, almacenes, polideportivos, renovación de suelos, centros comerciales, aceras, viales, zonas recreativas, chalets, rampas de acceso, parkings, etc.. Estos pavimentos ofrecen la posibilidad de realización en una gran variedad de superficies tales como pistas deportivas, discotecas, exposiciones, mercados, viviendas, tiendas de ropa, talleres mecánicos, etc.

imagePara evitar el quiebre del hormigón pulido en los pavimentos deben utilizarse pequeños paños (generalmente no mayor a 4 mts. cuadrados, aunque este límite varía según el profesional; basta con saber que cuanto más reducido es el paño, mejor el resultado), separados por juntas de dilatación, principalmente en pisos de cemento alisado al aires libre, ya que están expuestos a constantes cambios de temperatura.

Para mejorar su estabilidad y evitar futuras grietas, se pueden colocar mallas de acero antes del vertido del hormigón.



Comentarios

comments