Es muy difícil decir cuál es el mejor calentador de agua. No hay ninguno mejor, sino diferentes productos que pueden satisfacer las necesidades específicas de cada usuario, con variaciones razonables en cuanto a consumo, capacidad, dimensiones y practicidad, entre otras variables.

Para ayudar en la elección de su sistema de calefacción, vamos a explicar un poco de cada uno, sus ventajas y sus desventajas. Siempre es bueno tener a alguien con experiencia en la materia en el momento de efectuar su elección.  Basta con consultar a una empresa de venta de calentadores de agua que sea confiable, preferiblemente una que trabaje con varios tipos de calentadores para garantizar un asesoramiento imparcial por parte del vendedor.

Sistemas de agua caliente: ¿cuál es la mejor elección?

Calentadores de Agua de Gas

Los calentadores de gas se dividen básicamente en dos grandes grupos: con deposito y sin deposito.  Estos pueden  utilizar el gas natural o GLP.

Calentadores de Gas sin Deposito

En estos modelos el agua se calienta gradualmente a medida que pasa por el mismo. El calentamiento se produce por el paso de agua a través de un sistema conocido como serpentina ubicada alrededor de una cámara de combustión, sin necesidad de tener un depósito para la acumulación de sí mismo.

Existen muchos modelos, desde los mas sencillos, mecanicos, hasta lo modernos modelos electronicos con controles digitales.

Calentadores de Gas con Deposito
En estos modelos el calentamiento se produce por el paso de agua a través del mismo sistema de serpentina. La diferencia es que tienen un depósito de acumulación, donde se almacena el agua ya calentada en calderas las cuales generalmente se instalan techos.

El hecho de contar con una capacidad mayor que el calentador sin deposito permite que el mismo satisfaga diversos puntos de consumo, o un punto de gran demanda como una bañera, por ejemplo. Su tamaño, sin embargo, es mucho mayor que los que no tienen deposito.

Calentadores de Agua Eléctricos

Los calentadores eléctricos también se pueden dividir en calentadores con deposito y sin deposito.

Los calentadores electricos sin deposito son los mas comunes, pero los que poseen mas desventajas.  Son menos eficaces que los que poseen deposito y por lo general se instalan directamente en el punto de uso. Sus ventajas son el bajo costo y facilidad de instalación.  Las duchas eléctricas, calentadores de grifos (instalado debajo o por encima del fregadero) y similares constituyen este tipo de calentadores.

Los Calentadores electrico con deposito se suelen llamar calderas. Poseen al igual que los de gas con deposito un gran cilindro de almacenamiento. El agua se acumula en el interior de este cilindro y permanece caliente gracias a resistencias electricas. Las ventajas de este sistema son su eficacia en la producción de agua caliente, ya que el agua llegua rápidamente al punto de consumo y la oportunidad de abastecer muhcas salidas.

La desventaja de este sistema es el alto consumo de energía, ya que funciona continuamente para mantener el agua caliente. Para reducir el consumo de energía, sin embargo, se puede instalar un temporizador que activa el sistema en cualquier horario programado (a la hora cuando llegamos a acasa, por ejemplo), dejandola apagada cuando no estemos.

Calentadores Solares

Los calentadores solares han ganado suficiente espacio en los últimos años y, más recientemente, han estado en boga como una forma de mejorar la eficiencia energética de los edificios, haciéndolos más sostenible.

El sistema requiere espacio y de la exposición a la luz solar, por lo que casi siempre está instalado en los techos de las casas. Se compone de una serie de paneles de calentamiento que son recorridas por agua, conectados por una bomba a un deposito de forma cilindrica.  Este cilindro tiene también una resistencia y funciona como una caldera eléctrica, es para mantener el agua caliente por la noche, ya sea en días de poca luz solar.

El sistema solar tiene un mayor costo de instalación que  otras opciones de calefacción, pero la reducción en su factura de electricidad y gas compensa, después de un cierto tiempo de uso, la inversión realizada.  Además de los tipos descritos anteriormente, hay una serie de calentadores comunitarios como las calderas, que son comunes en los edificios de apartamentos, hoteles, hospitales. Estas pueden funcionar con gas, electricidad o incluso carbon.



Comentarios

comments